“A pesar de la forma en que decidieron poner fin a sus vidas, su legado artístico es inigualable”

Mujeres olvidadas, oprimidas, negadas y rechazadas por cómo se quitaron la vida. Todas maltratadas por la historia simplemente por ser mujeres. Son Violeta Parra, Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath, Anne Sexton, Alfonsina Storni y Virginia Woolf. Mujeres a las que la compañía Essere Colpito lleva a escena con el proyecto Una enloquecida aventura interior.  

Hoy, Día Mundial del Teatro, hablamos con ellas, con las mujeres que forman esta compañía. Son tres vallisoletanas, una palentina, una segoviana, una madrileña y una uruguaya, todas formadas en Valladolid. Silvia Herráiz, Aldana Herrera Möller, Sandra Holguín, Marta Maestro, Sheyla Niño, Raquel Varela y Raquel Verdugo, llevan a escena a estas seis artistas, poetas, novelistas y cantautoras y reivindican su justo lugar en la historia. Conocidas como “poetas suicidas”, estas seis mujeres fueron creadoras, feministas y triunfadoras, pero también oprimidas, negadas y rechazadas. Figuras que, a día de hoy, siguen subestimadas y juzgadas por cómo se quitaron la vida antes que por su trabajo. Inspirándose no solo en sus obras, sino en los diarios, correspondencias y entrevistas, la compañía Essere Colpito imagina un lugar en el que convergen las vidas de estas seis artistas. La obra se mueve en dos mundos paralelos, el real y el imaginario. El real es un hospital psiquiátrico, con sus horarios, sus tareas, sus ratos de ocio y su medicación, mientras que el paralelo es un mundo que se llena de sus recuerdos, pensamientos y, sobre todo, de su arte.

Una enloquecida aventura interior, un proyecto de creación colectiva, se encuentra actualmente en proceso de creación dentro de la I Residencia Artística de El Pavón Teatro Kamikaze, con la que se quiere facilitar la labor a los artistas emergentes albergando el desarrollo continuado de un proyecto de creación escénica. Además, para celebrar el Día Mundial del Teatro, se realizará un ensayo abierto al público de la obra a las 17:00h en El Gallinero de El Pavón Teatro Kamikaze.

Essere Colpito sois un colectivo formado por Silvia Herráiz, Aldana Herrera Möller, Sandra Holguín, Marta Maestro, Sheyla Niño, Raquel Varela y Raquel Verdugo. ¿Cómo os juntáis?  ¿Cómo nace Essere Colpito?

Sheyla: Yo estaba en un momento de parón profesional y leía o releía, como en el caso de Pizarnik, mucho a estas poetas. Se me ocurrió en un primer momento, hace ya tres años, hablar sobre Pizarnik, Woolf y Plath, y enseguida Aldana y yo nos pusimos a trabajar. A continuación llamamos a Sandra. Era mucha información, las circunstancias de cada una en ese momento no nos permitían abarcar más y, aunque no podíamos llevarlo a escena en el momento, seguimos investigando.

En navidad de 2016 quedé con Raquel Varela y le hablé del proyecto y de sumar una poeta más. Así fuimos haciendo con el resto de compañeras y, por ende, de poetas.

Aldana: Hace cinco años que Sheyla y yo trabajamos juntas, desde “Decálogo para la supervivencia” de Verónica Serrada. Por circunstancias diversas, nos vimos solas con el proyecto y eso nos hizo coger fuerzas y sacarlo adelante. Vimos que juntas éramos muy buen equipo de trabajo y que podíamos llevar a cabo lo que nos propusiésemos. Descubrimos el potencial que había en la otra y gracias a un perfecto entendimiento, a las ganas de superarnos y al encuentro de un lenguaje común para contar, creativo y artístico, hemos llegado hasta aquí.

Actualmente disfrutáis de la I Residencia Artística El Pavón Teatro Kamikaze en Madrid, gracias al cual os encontráis en pleno proceso de creación del proyecto “Una enloquecida aventura interior”, en el que sacáis a escena la vida de mujeres como Violeta Parra, Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath, Anne Sexton, Alfonsina Storni y Virginia Woolf. ¿Cuál es vuestro objetivo con esta obra?

Sheyla: Siempre que buscas información sobre estás artistas está ligada a su muerte, que es normal. Pero no lo son tanto los titulares: “Cóctel suicida”, “Los versos de la muerte”… En todas las publicaciones su muerte parece tener más relevancia que la obra. El hecho que queremos resaltar es que, a pesar de la forma en que decidieron poner fin a sus vidas, su legado artístico es inigualable. Lo que estas mujeres hacían, creaban, va mucho más allá de sus enfermedades o sus muertes. Incluso, en algunos casos, sirvió para alargar sus vidas y para escapar a los hechos dolorosos que vivían. Su creación es más importante que el hecho de que se suicidaran.

Ensayo de “Una enloquecida aventura interior”. Foto: El Pavón Teatro Kamikaze

En la obra, reivindicáis para las mujeres su justo lugar en la historia ¿Por qué habéis escogido a estas mujeres? ¿Qué tienen en común?

Sheyla: A la mayoría de ellas ya las conocíamos, las habíamos leído o las estábamos leyendo. Desde el punto de vista de la mujer son unas visionarias. Eran feministas en una época en la que apenas existía el feminismo. Eran creadoras cuando ni siquiera estaba bien visto que la mujer lo fuera, se esperaba de ellas a la madre y esposa perfectas. Se debatían entre sus obligaciones como mujeres de su tiempo y la creación que seguía surgiendo en ellas. Eran adelantadas a su época y sus palabras, novelas, poemas o diarios siguen estando vigentes.

Aldana: Eran revolucionarias.

Sheyla: Lo obvio, como digo, es que se suicidaron, pero el denominador común creo que es cómo escapaban a unas vidas que las oprimían, a la sociedad, a los cánones impuestos a las mujeres, con su creación. Todas escribían, en el caso de Violeta, como compositora. La escritura les permitía vivir vidas que no tenían o ser libres durante el tiempo que dedicaban a esa creación. Escapar de los límites impuestos.

Aldana: Y en común con nosotras, las actrices, lo mismo. Nos conecta lo mismo, en lugar de escribir, queremos contarlo desde las tablas.

¿Cómo está siendo el proceso de creación?

Marta: Ha sido largo y en ningún caso plano. Sobre todo de investigación, de proceso, de trabajo, con todas las satisfacciones que puede dar una creación colectiva. No ha sido fácil porque somos muchas cabezas a un mismo proyecto, pero lo que prima es estar a lo mismo juntas.

Raquel Varela: Yo destaco de este proceso los lugares a los que nos lleva Sheyla: Cómo pasar sus palabras, las de las poetas, a nuestro cuerpo, ceder todo, nuestra forma de expresión, cuerpo, emociones, y que ahí surja algo nuevo. No tanto reproducirlas a ellas, sino qué significa para nosotras reproducir sus palabras. Me ha parecido un proceso muy diferente a lo que he hecho y un halago que Sheyla y Aldana hayan contado con nosotras para contar esta historia.

Sandra: Para mí ha sido muy interesante, llevamos tres años con ello y creo que lo difícil es no tirar la toalla; por eso creo que esto ha salido adelante. Por el trabajo, la investigación. Partimos de un personaje real, que por una parte te da muchas pistas, te ayuda mucho, pero también es un terreno un tanto complicado. Sheyla está ahí para guiarnos. El proceso está siendo un sueño muy trabajado. Si en tres años no nos hemos rendido, se va a hacer realidad. Nunca había trabajado con un elenco entero de mujeres.

Ensayo de “Una enloquecida aventura interior”. Foto: El Pavón Teatro Kamikaze

Aldana: Es enormemente satisfactorio tener un sueño y ver que gracias a la generosidad y la confianza de las actrices, y el apoyo que existe entre Sheyla y yo, “Una enloquecida aventura interior” es una realidad que podremos acariciar pronto.

Sheyla: Por supuesto, creo que lo fundamental ha sido cómo las actrices han saltado al vacío con nosotras. Han confiado totalmente en Aldana y en mí, y sus aportaciones y su trabajo son fundamentales, han engrandecido este trabajo.

Aldana: Nos quedamos también con el viaje que está suponiendo, con el aprendizaje continuo.

Silvia: El proceso de creación está siendo un regalo, un continuo aprender. No somos esclavas de ninguna propuesta, se nos ofrece un marco en el que volar. Nuestra imaginación es el punto de partida para la dramaturgia. Yo he sido la última en incorporarme; he observado durante mucho tiempo el trabajo de mis compañeras. De lo vivido en los ensayos se rescatan textos y acciones, se reinventan, vuelven a nacer. Eran seis personas que eran seis océanos, y lo que escribieron. La imaginación de todas ellas era desbordante y se salvaban con ella.

Como comentabamos, estáis desarrollando la obra, creándola en la I Residencia Artística El Pavón Teatro Kamikaze en Madrid, ¿la residencia os ha dado ese impulso necesario?

Marta: La R.A ha sido recoger algo que estábamos cosechando. después de tanto trabajo y creer en el proyecto al final alguien te oye. Creo que en el trabajo y en creer en el proyecto radica que salga adelante, que alguien lo elija. La idea a todas nos compromete.

Raquel Varela: Nos ha facilitado el proceso, indudablemente. Creo que lo íbamos a hacer igualmente, aunque nos costase más. Pero antes era muy difícil el conseguir una sala en el centro de Madrid, para que todas pudiésemos coincidir con todos los trabajos que tenemos fuera para sobrevivir, poder pagarla… Todo esto ha sido el empuje definitivo.

Sheyla: Tener a alguien con un espacio así y la trayectoria que tiene, dándonos su apoyo y lo que necesitemos siempre que esté en su mano.

Sandra: Acentuar también que además de ser un impulso es también un freno. Si no lo hubiésemos tenido quizá se habría dilatado tanto en el tiempo, por las circunstancias que nombraba Raquel, que quizá habríamos abandonado.

Marta Maestro en un ensayo de “Una enloquecida aventura interior”. Foto: Nacho Laseca

Raquel Varela: Yo creo que habría sido diferente, pero no habríamos abandonado.

Sandra: Sí, pero acota: tenemos este tiempo para investigar, este para ensayar y este para mostrar.

Raquel Verdugo: Además de las cosas prácticas que implica el Pavón, también da un impulso en cuanto a ganas, fuerza y ánimo.

Silvia: Sentimos además calor, interés, apoyo; la sensación de ir de la mano. Sentimos una emoción grande y un agradecimiento aún más grande.

Aldana: Estar en el Pavón son palabras mayores.

Sheyla: Es el impulso pero también la responsabilidad.

Aldana: Ahora tenemos mucha más visibilidad y eso suma responsabilidad, pero también es un aliciente.

Sois siete mujeres que han tenido que ir a Madrid a buscar esa oportunidad que no habéis podido encontrar en esta comunidad, a pesar de haber sido alumnas de la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León, y una de la desaparecida Escuela de Arte Dramático de Valladolid. ¿Cómo veis, cómo mujeres y jóvenes, el teatro en Castilla y León?

Aclaración Sheyla: En realidad, no todas somos vallisoletanas. Somos: tres vallisoletanas, una palentina, una segoviana, una madrileña y una uruguaya, aunque sí, todas formadas en Valladolid, en la EAD Aldana y el resto en la ESAD.

Marta: No es sólo el teatro sino la cultura en CyL. En Palencia el tema cultural está empobrecido porque la política no da ninguna ayuda. Encuentras espacios en La Casa de La Mujer. En Valladolid descubrí, viniendo de Palencia, una ciudad mucho más cultural, a nivel de exposiciones, fotografía, conciertos, el Tac… a nivel cultural está bastante mejor. Pero En CyL siempre son las mismas cías las que están en cartel.

Sheyla: Y en los mismos lugares. En 2013 se nos censuró un cabaret (“Cabaret del fin del mundo”) porque lo hacíamos en una sede cultural/bar, el Café Beluga, ya desaparecido.

Raquel Varela: Sí, cuando quieres llevar tu proyecto a escena… mi trayectoria ha sido hacer muchas residencias artísticas en el Lava, que nos ha pasado a muchas, pero que se quedan ahí. Están muy bien, pero no hay apuesta de programadores ni de nadie. Hay ferias de teatro, el TAC, muchos lugares donde podrían habernos dado cabida y no ha sido así.

Sheyla: De hecho siguen sin dárnosla. Hemos presentado el proyecto al director artístico del TAC (Javier Martínez) y a día de hoy, no tenemos respuesta.

Sandra Holguín en un ensayo de “Una enloquecida aventura interior”. Foto: Nacho Laseca

Sandra: Nos ha pillado, por suerte o por desgracia, terminar la formación al tiempo que se subía el iba al 21%. Y esto a nivel de toda CyL. Si nosotras estamos así en Valladolid, en ciudades más pequeñas de la comunidad…

Sheyla: Es verdad que nos encontramos con la crisis de frente, pero el teatro de CyL está anclado en el pasado, al menos la mayoría. Hace unos años no había tantas compañías ni tantos jóvenes dedicados al teatro. Esas compañías que lideraban en esos momentos siguen siendo las fuertes, con sus problemas o no, pero desde las instituciones no se dan oportunidades a los nuevos creadores. Llega un punto en el que un actor joven apenas tiene posibilidades y , si las tiene, se agotan en tres o cuatro años máximo.

Aldana: Pensar en Valladolid culturalmente, donde sigo viviendo, me da mucha pereza. Son otras cosas las que me atan a la ciudad, el teatro nos tiene bastante abandonados. El teatro es mal amante.

Raquel Verdugo: Ni siquiera lo he intentado, ni en Segovia ni en Valladolid. Sólo el cabaret.

Sílvia: Hace cinco años que salí de Valladolid, he estado fuera de España también, un poco desconectada de esta cuestión. Y, en mi caso particular, vine a Madrid porque es mi tierra y quería volver.  En el ambiente teatral que yo viví durante los cuatro años de carrera y un año posterior que pasé allí, la escena alternativa estaba creciendo mucho y se dialogaba para luchar por ella, especialmente ante las dificultades que encontrábamos por parte del ayuntamiento para representar.

¿Cuáles han sido vuestros referentes dentro de la creación y el teatro?

Silvia: En primera instancia, han sido los profesores y profesoras que durante los años de escuela me dieron claves.

Con respecto a artistas que han sido mis referentes, prefiero al artista que no se cuestiona si su arte es necesario o útil, ni se asusta ante la opción de que no lo sea. Y prefiero, a la vez, al artista que sabe bien que el arte construye siempre, inevitablemente, un material de entendimiento; que el arte es poderoso, que por ello asusta a la tiranía, admiro así al artista que crea en esta dirección.

Marta: En Palencia, Alquimia. Teatro desde la artesanía, con gente muy curranta… me fascina la forma que tienen de trabajar, me parece que tienen poesía. Y luego Animalario, les descubrí en Palencia con “Últimas palabras de Copito de nieve” y ví que había otra forma de hacer teatro, de interpretar, de construir.

Sheyla: Para mí, además de Animalario (lo primero que vi de ellos fue “Alejandro y Ana” con unos 15 años y me pasó lo mismo, vi un teatro que por primera vez me gustaba, otro lenguaje, otra forma de contar y de construir), Alberto Velasco también me parece que tiene otra forma de entender el teatro. Censuraron su obra “Madmoiselle Monarquía” en Valladolid, ahí ya se ve cómo funciona el teatro en la ciudad. Él plantea otra forma de teatro completamente distinta a la que se hace en Valladolid.

Raquel Varela y Marta: Es verdad, visualmente sobre todo.

Raquel Verdugo: Para mí Pina Bausch, Ángelica Liddell, Sarah Kane… lenguajes muy directos y poéticos a la vez. Cómo lo tuyo, lo directo, lo cotidiano, puede ser poético también.

Raquel Varela: Para mí, mis dos maestros:Eduardo Navarro y Leticia Santafe. Son mis dos referentes de desde dónde trabajar. Y luego Kulunka teatro, Angélica Liddell, La Zaranda y Ron La La.

Marta: En cuanto maestros… Concha, de Lapsus Teatro, la persona por la que me metí de lleno en el teatro. En La EsadCyL Carlos Martínez-Abarca y David Oeda.

Sheyla: En cuanto a maestros, sin duda, Carlos Martínez- Abarca.

Sandra: Muchos de los que han dicho. Marta Carrasco, danza-teatro. Y también la gente que sigues en pantalla Marion Cotillard, Verónica Forqué, Eduard Fernández.

Raquel Varela: Alejandro Espeso de la Fuente nos ha dado muchas oportunidades a los jóvenes que queríamos dedicarnos a esto, nos metió a muchos el gusanillo del teatro.

Raquel Varela y Sheyla: Nathalie Poza. Viva Nathalie Poza.

Marta: Candela Peña, Raúl Arévalo, actor de cine, tv, teatro y director.

Raquel Varela: Bárbara Lennie.

Aldana: Apoyo con emoción todo lo dicho y añado Roberto Suárez, Gabriel Calderón, Mariana Percovich, todos ellos uruguayos. De ellos aprendí otra manera de contar las cosas. Y por supuesto, reitero Alberto Velasco: por su poesía, por su constancia, superación, tenacidad, por su talento.

Para finalizar, recordar que este martes 27 de marzo, dentro de la celebración del Día Mundial del Teatro, realizaréis un ensayo abierto en el Teatro Pavón-Kamikaze. ¿Para cuándo tenéis planeado el estreno?

Sheyla: No tenemos aún la fecha cerrada, pero sí que podemos decir que el estreno se realizará en mayo.

++info:
http://teatrokamikaze.com/i-residencia-artistica-pavon-teatro-kamikaze/

https://www.facebook.com/esserecolpito/

UNA ENLOQUECIDA AVENTURA INTERIOR, nuevo proyecto de Essere Colpito.Intérpretes: Sandra Rodríguez, Raquel Varela,…

Publié par Essere Colpito sur mercredi 21 juin 2017