“No olvidemos que hoy por hoy, la amistad es una forma de revolución política, en un mundo donde prima la competitividad”

El esfuerzo de tejer una red por y para mujeres, para empoderarse construyendo su propio discurso y eligiendo otras voces para desde una actitud comunicativa y colaborativa para generar nuevas conexiones.

Mujeres participantesA veces se crean proyectos, surgen ideas que se materializan y aunque se llevan a cabo durante un tiempo limitado, dejan huella.

Para nosotras este es el caso de mujer.NODO. El proyecto fue diseñado y coordinado por Marta Álvarez bajo el paraguas de la galería de arte La Gran y que surge a partir de la sugerencia de Araceli Corbo, coordinadora del Festival Miradas de Mujeres 2014 en Castilla y León. Es un proyecto con el que nos sentimos identificadas, un referente en esa búsqueda de conexión entre mujeres artistas, la visibilización de nuestro trabajo y la reflexión sobre el rol de la mujer en el arte y los problemas y soluciones asociados a ello.

Mujer.NODO toma a las mujeres como puntos de conexión de la red del arte, que se conectan entre sí a través de la red de Internet. Es un proyecto de archivo colaborativo en línea sobre mujeres artistas, feminismo y nuevas tecnologías. La clave, es ese aspecto colaborativo en el que las propias artistas que participan acaban convirtiéndose en las comisarias.

Buscaron ir más allá, traspasar la barrera de lo digital, y para ello se llevaron a cabo sesiones offline en formato #tweetvermu como forma de apoyar la descentralización del discurso artístico. Así pues, se han generado contenidos que permanecen en la red y al mismo tiempo se realizaron eventos que tienen un efecto fuera de ella buscando generar un impacto más allá de lo virtual que tenga efecto social directo.

Ángeles Agrela. Retrato nº36

Después de visitar la web https://www.lagran.eu/mujernodo aún teníamos preguntas y…¿qué mejor que charlar con la coordinadora, gestora y mediadora cultural de este proyecto, Marta Álvarez para respondérnoslas?

Con mujer.NODO toma como puntos de conexión y reflexión el arte y las mujeres, ¿cómo surgió la idea? ¿Cómo nació mujer.NODO?

mujer.NODO surge en el seno de la galería de arte La Gran en la que yo trabajaba por la confluencia de intereses del director Pedro Gallego y míos. Nuestro interés principal era poner en contacto a una serie de mujeres artistas, conformando una red entre ellas y así visibilizándolas. Por otro lado, teníamos un especial interés en generar una pequeña comunidad de trabajo en torno a La Gran en la ciudad de Valladolid, donde finalmente la galería abrió sus puertas y donde colaboramos para realizar este proyecto con la Atómica y el Museo Patio Herreriano. Al interés de Pedro por ponerse en contacto con personas de la zona, se unía mi interés por realizar proyectos de mediación, hacia los que ha virado ahora más mi práctica. Finalmente, a ello se sumaba mi interés personal por el eje entre arte/nuevas tecnologías/política, ámbito de trabajo rico en el que creo que se está haciendo muy buen trabajo desde muchos flancos. Mi posicionamiento feminista y mis conocimientos sobre ciberfeminismo me llevaron también a plantear cuales eran los intereses y conocimientos de las artistas en dicho ámbito y a forzar su posicionamiento al respecto. Se trata pues de un proyecto de género, que trabaja desde lo digital y el feminismo desde un posicionamiento activista y que se basa en tejer redes de contactos y afectos.

¿Cómo fue el desarrollo del proyecto y cuál fue el motivo de ese punto y final?

Iniciamos las entrevistas con las artistas de la propia editora/galería, que fueron activando redes de contactos. En una segunda fase, invitamos a algunas gestoras de arte / comisarias, que activaron sus propias cadenas también. El proceso era el siguiente: alguien seleccionaba a alguna artista, elaboraba la entrevista y se realizaba, todo ello bajo el acompañamiento, apoyo y revisión míos, hasta el momento de colgarlo en la web y comunicarlo.

mujer.NODO se presentó en un Pecha Kucha en Valladolid y en el primer Occupy Gender, Foro de Iniciativas feministas locales. Además, nos dieron la oportunidad de presentarlo en el MUSAC y participamos con la web como proyecto de mediación cultural en el Festival Miradas de Mujeres organizado por la asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV).

Mi trabajo en La Gran finalizó y, con ello, el proyecto quedó en suspenso, y además ha sido alojado recientemente en la web de la galería para no perderlo. La escasez presupuestaria para llevar a cabo este tipo de proyectos y el interés relativo que suscitan dificulta la dedicación a los mismos. Cabe añadirle además la complejidad de mantener proyectos online donde la obsolescencia es muy acuciante.

A raíz de mujer.NODO ¿ha surgido alguna colaboración entre las mujeres de la red?

Lo cierto es que no se qué se ha podido tejer, lo que sí ha puesto de manifiesto mujer.NODO es la existencia de una red de afectos y admiraciones que no dejan de ser potencial sonoridad a la que sacar partido. Mi propio seguimiento de los trabajos/vidas de lagunas de las artistas mencionadas hace que pueda estar cerca de ellas y apoyarlas en momentos de conflicto, por ejemplo. No olvidemos que hoy por hoy, la amistad es una forma de revolución política, en un mundo donde prima la competitividad, como señala Remedios Zafra.

¿Qué supuso para ti, como gestora y mediadora cultural y como mujer, este proyecto?

Para mí supuso, en primer lugar, la cristalización de varios intereses personales así como mi primer trabajo cultural desde una óptica marcadamente feminista. Además, me permitió conocer personalmente y ahondar en el trabajo de numerosas artistas entre las que puedo destacar a algunas como Laura Salguero y Elisa Terroba u otras como la luchadora Diana Larrea cuyo trabajo por la visibilización de las mujeres artistas admiro o Rosana Antolí, que ha resultado ser una de las grandes artistas-revelación del momento y que trabaja desde lo coreográfico, que tiene mucho interés para mí.

Por otra parte, me hizo darme cuenta de la escasa actualización que se da en la producción artística en términos de medios de trabajo -pocas tenían una especial atención en lo digital, entre ellas destacaban la mencionada Terroba y Marina Núñez, sobre todo-; y por otro lado la falta de compromiso político en términos de género de muchas de las artistas que, sin embargo, siguen siendo ignoradas en ferias y galerías por el mero hecho de ser mujeres. Pero ya sabemos por qué “no ha habido grandes mujeres artistas”, parafraseando a Linda Nochlin. 

Además, me permitió entrar en contacto con agentes de la cultura y el activismo local que entienden su práctica desde los feminismos; personas con las que hoy por hoy mantengo relaciones afectivas y con quienes continúo trabajando.

Obra de Nerea de Diego. Participante de mujer.NODO